domingo, 3 de enero de 2016

24 de febrero de 1963, 12:30 h.
La lluvia había vuelto resbaladiza la cuerda.



24 de febrero de 1963, 12:30 h.

La lluvia había vuelto resbaladiza la cuerda, sobretodo el último tramo, la cuerda de nylon. Me lo dijeron por el teléfono.



Pero ya estaba abajo. Mis pies tocaron las piedras de la cúspide del cono de derrubios y mi cuerpo, pendiente hasta ese momento de la tensa cuerda, dejó de moverse cuando yo no quería, bamboleante, cada vez que el contrapeso desestabilizaba la pértiga horizontal.

Primero fue la comunicación: "-¡He llegado!". Oí gritos de júbilo por el teléfono, y enseguida un lejano eco, apagado, amortecido pero bien reconocible, que me llegaba por encima de mi cabeza, rebotando entre los anillos salientes de la tráquea de la sima.

Quise hacer un primer reconocimiento, pero la cuerda, el arnés, la silla, todo me impedía moverme con soltura. Al dar dos pasos me di cuenta de que, desde arriba, alguien aún se resistía a soltarme del todo. Yo era aún su responsabilidad.

Dije que aflojaran y empecé a desanudar cabos. Me liberé en un par de minutos, pero una sensación de frío en la espalda me dijo de pronto que me quedaría desatendido sin la cuerda. Durante diecisiete minutos, ella me había hermanado con el equipo de superficie que me sostenía ávidamente con sus manos.

Ahora dependía de mis pies, torpes tras la larga presión de las ataduras y con la necesidad de buscar por mí mismo mi propia verticalidad. Los fragmentos de piedra del cono rodaban bajo mis suelas y parecían querer hacerme rodar a mí, hacia las sombras de la periferia de mi nuevo mundo aún desconocido.

Di una vuelta, despacio, por el perímetro del fondo. No parecía que hubiese continuación. Volví al pie de la línea de descenso. Até todos los elementos sueltos al asiento. Por el teléfono di una somera descripción de lo que había visto y les dije que podían tirar de la cuerda: “-Espero aquí”.

Era una simpleza. Claro que tenía que esperar allí. Pero lo dije porque sentía que me quedaba solo, desnudo sin la cuerda, sin el cable del teléfono, sin ningún nexo con mi mundo y con mi gente de fuera. Solo con los chasquidos de las gotas que caían de las paredes, o de arriba, de la lluvia que no cesaba, y que parecían embalarse en aquel pozo descomunal que ahora, más que nunca, me parecía un inmenso cañón acelerador de partículas, agresivo.

Escondí mi cuerpo vulnerable en la zona más baja, donde solamente llegaba la luz verde, tenue, separándome de la columna más blanca bajo la cual, cualquier caída de una minúscula piedra hubiera sido de consecuencia irremediable.

Y allí esperé, encogido pero satisfecho, la llegada de José Ignacio, el segundo visitante del fondo de la Sima de Cabra.


Fue entre las 12:30 y las 14:10 h.

A las 15:05 llegó Alfredo, el tercero del “equipo de punta”.
A las 18:30 los tres estábamos fuera. Esa fue la hora de la alegría de todos, nosotros, el equipo de superficie y la gente del cortijo de la Sima. 

Se hizo con sus manos.

Burgos, enero de 2014. Pere Plana Panyart.

Tecleado a petición de Pablo Luque Valle y publicado en su libro "La Sima de Cabra" (Septiembre de 2015), página 268.  
  

Autores de las fotos (24/02/1963):
  • Superficie: Mariano Olivar González.
  • Fondo: Pere Plana Panyart

martes, 8 de diciembre de 2015

TAMBOR, nº 11
Baena, Junio de 1963.
Pleno éxito en la exploración de la sima de Cabra.




El adjunto artículo, publicado en la revista TAMBOR de Baena, unos cuatro meses después de nuestro descenso a la Sima, es una interpretación libre de las crónicas publicadas previamente (un folleto nuestro y el artículo de Navarro Calabuig en el diario Córdoba). Quien se hiciera cargo de su redacción, parece estar habituado a los temas de Arqueología, Geología, Espeleología y Montañismo, sección que debía ser habitual en esta revista. También los dibujos de la sección vertical de la Sima, planta del fondo y esquema del sistema de descenso, son una recreación personal, basada en los nuestros, pero añadiéndoles sombreados y rayados ilustrativos, que no se salen nada de lo racional.

Solamente falla en la cuestión histórica, al afirmar que nunca, antes de nuestro descenso, se hubiera conseguido llegar al fondo de la Sima.




El Popular
Cabra, 13 de Marzo de 1963.
LA SIMA.




            El libro "LA SIMA DE CABRA" de Pablo Luque Valle, es un compendio de todo lo que se sabe acerca de la Sima: historia, leyendas, literatura, naturaleza, geología, espeleología, ... y el Gulmont está muy presente en él. En los apartados de historia, de geología y de espeleología, particularmente.

            Merece ser leído con atención y tiempo, pero contando con que habrá muchos interesados que no hayan tenido acceso al libro, en nuestro blog iremos fijándonos en diferentes puntos que nos conciernen especialmente, y con el permiso del autor, plasmaremos detalles de algunas partes y haremos comentarios sobre lo que sus citas significan para nosotros.

            La Bibliografía es uno de los apartados más destacables. Tengo que decir que Pablo Luque ha echado mano de todos los libros y artículos de revistas y prensa que se conocían sobre el fenómeno de la Sima de Cabra, y que le han servido para nutrir la prolija bibliografía con la que ha documentado su completísimo libro.

En el campo de la exploración, la aportación de la información del Gulmont ha sido imprescindible. Pero durante el proceso de preparación que Pablo llevó a cabo, tuvimos ocasión de intercambiar con él distintas documentaciones. Paradójicamente nosotros mismos no disponíamos de todos los periódicos que, en su día, hablaron de nuestro primer descenso del año 1963. En correos electrónicos cruzados, Pablo Luque me facilitó copias de dos ejemplares de El Popular, de Cabra, y de Tambor, de Baena, que desconocíamos.

Ahora, después de que el libro ha salido ya a la luz, es hora de que publiquemos íntegramente las páginas que él nos ha aportado, y que complementan la hemeroteca de la que disponíamos.






Supongo que si hubiésemos tenido ocasión de hablar con el Sr. ARQUERO, autor de esta opinión, antes de nuestro descenso a la Sima de Cabra, nos habría desmoralizado de tal manera que, lejos de empeñarnos en nuestra empresa, nos habríamos tirado de cabeza y hundido para siempre en nuestras modestas cloacas de la Universidad Laboral, de donde no debiéramos haber salido nunca.

Quizá Carlos Pérez Aranda, nuestro informador en Cabra, no quiso enviarnos este ejemplar, para evitarnos males mayores. Es de agradecer.




domingo, 5 de octubre de 2014

1963.- Operación"Sima de Cabra" Principales noticias en la Prensa (Complemento)



En las entradas de este blog se exponen, ante todo, las informaciones contenidas en la publicación de 1998 "La Sima (en el tiempo del Gulmont)". Pero aparte de este contenido hay otro material que, por reducir el volumen, se dejó fuera. En esta entrada completamos los artículos de prensa que en su día nos llegaron. Sabemos que hubo alguno más.

"Córdoba", 3/03/1963

"Ayer", Jerez, 9/03/1963

"Jaén", 9/03/1963

"Levante", València, 9/03/1963

"Patria", Granada, 10/03/1963

"Información", Alicante, ~10/03/1963

"Sevilla", 13/03/1963

"España", Tánger, 29/03/1963

La primera serie de artículos de prensa se expusieron en este blog, en la entrada "03 - 04 - 05 - Operación"Sima de Cabra" Principales noticias en la Prensa".


miércoles, 23 de marzo de 2011

07 - Topografía, morfología y génesis de la Sima de Cabra, 1968.

Topografía realizada por el Gulmont en su segunda exploración de la sima de Cabra, morfología observada y génesis deducida.

Cabra (Córdoba), 10 - 14 de abril de 1968. 



07 - Topografía, morfología y génesis de la Sima de Cabra, 1968.